CIQUIBIC-CONICET-UNC


  Contacto : +54 351 5353855

EspañolEnglish
2015_CONICET_Contín

Consecuencias de una vida iluminada: cuando la luz puede coartar la visión

Efectos de las luces LED sobre los mecanismos de percepción de la luz

En los vertebrados la función principal del sistema visual es detectar luz e interpretarla. Pero ¿cómo ocurre este proceso? Pues bien, para ello existe un tejido sensible a la luz, la retina, localizada en la parte posterior del ojo. Este tejido está formado por células nerviosas, algunas de las cuales son fotorreceptoras, gracias a la presencia de fotopigmentos (conos, bastones y algunas ganglionares).

Las células fotorreceptoras, a través de una cascada bioquímica de fototransducción, convierten la luz (fotones) en impulsos nerviosos que se trasmiten de célula en célula hasta llegar a la corteza visual cerebral, donde se interpretan y se transforman en imágenes. Este proceso hace que el ser humano pueda comunicarse con el mundo que lo rodea y gracias a él es posible reconocer formas, tamaños, colores y movimiento. Sin embargo, a pesar de su capacidad fotorreceptora, la retina se ve afectada por el exceso en el tiempo de iluminación o por el tipo de luz artificial a la que está expuesta, lo que podría traer aparejado daños visuales o alteraciones en los ritmos biológicos.

María Ana Contín, investigadora del CONICET en el Centro de Investigación en Química Biológica de Córdoba (CIQUIBIC, CONICET-UNC) y docente dela Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), junto con su grupo de investigación, estudian los mecanismos moleculares de muerte de células fotorreceptoras y las alteraciones en las señales eléctricas de la retina en un modelo de degeneración retinal producida por estimulación con luz LED blanca de baja intensidad.

Para verificar si la exposición a luz constante produce degeneración retinal, ratas albinas wistarmachos y hembras fueron expuestas a luz blanca, específicamente LED de 200 lux de intensidad, durante diferentes periodos de tiempo. El Lux es la unidad del Sistema Internacional de Unidades utilizado para medir el nivel de iluminación; en un ambiente iluminado con luz artificial, como por ejemplo una oficina, la cantidad de lux utilizada suele ser entre 200 y 500.

“En los últimos 120 años, con el advenimiento de la luz eléctrica, la sociedad ha cambiado sus formas de exposición a ella; las ciudades están muy iluminadas durante la noche lo que produce exposición a fotones en horarios nocturnos, a veces sin quererlo. Este es el concepto de contaminación lumínica. Además, el uso de la nueva tecnología de televisores, computadoras y celulares hace que las personas tengan mayor hábito de exposición a luz LED artificial lo cual, por el tipo de iluminación, es también nocivo para la salud”, detalla.

Esta sobre-exposición puede acelerar procesos patológicos de origen genético como retinitis pigmentosa o degeneración macular relacionada con la edad, las cuales “comprenden un grupo de distrofias en las que en la mayoría de los casos, los bastones son los mas afectados, causando daños visuales que van desde disfunciones retinales leves, como ceguera nocturna o campo visual lateral reducido, hasta ceguera total”, explica la investigadora.

Los bastones son células más sensibles a la luz y son los receptores funcionales en condiciones de baja intensidad luminosa. La imagen visual que se obtiene se compone de tonos grises. Con respecto a los conos, hay tres variedades: L, M y S (sensibles a longitudes de ondas largas, medianas y cortas respectivamente). Son menos sensibles a las intensidades de luz baja que los bastones, y son los encargados de la visión en color (son sensibles para colores rojo, verde y azul).

Pero, ¿por qué el problema es con las luces LED?. Lo que sucede es que el espectro visible del ojo humano abarca las longitudes de ondas comprendidas entre los 400 (tonos azules) y los 700 (tonos rojos) nanómetros (nm). Por debajo de los 400 nm se encuentra el rango de lo que se conoce como luz ultravioleta y por encima de los 700 nm el de los infrarrojos.El problema- dice la investigadora- radica en que, dentro del rango visible, las longitudes de onda del azul son las de mayor energía y su impacto en la retina es más nocivo.

“En un mundo colonizado por las luces LED, la exposición es muy elevada y puede traer a futuro muchas consecuencias fisiológicas. Conociendo los mecanismos de muerte celular se pretende encontrar tratamientos de prevención y reversión de los mismos”, concluye Contín.

 

Fuente: CONICET